¿Cuál es el reto de educar personas para el siglo XXI?

Preparar a los estudiantes para el trabajo, la ciudadanía y la vida en el siglo XXI constituye un enorme reto para los colegios del mundo. La globalización, las nuevas tecnologías, lo movilidad humana, la competencia internacional, la evolución de los mercados y los desafíos medioambientales y políticos son todos ellos factores que rigen la adquisición de las competencias y los conocimientos que nuestros estudiantes necesitan para sobrevivir y salir airosos en el siglo XXI.

1. APRENDER A CONOCER: Ante todo, las competencias del siglo XXI deben cimentarse en conocimientos de contenido que sean sólidos e integrados, en lugar de en meras series de datos factuales descontextualizados. Asimismo, los educandos del siglo XXI deben comprometerse para con un aprendizaje a lo largo de toda la vida; deben hacer periódicamente un balance de lo que saben y de lo que todavía les queda por entender, mejorando sus habilidades de metacognición. Para abrirse camino en el trabajo y en la vida, deben estar preparados para reciclarse ante situaciones nuevas que requieran nuevas competencias y nuevas maneras de hacer las cosas. La transdisciplinariedad y la interdisciplinariedad, deberán ser modelos a los que los alumnos se encuentren expuestos, dado que una de las más preciadas habilidades para aprender a conocer, se encuentra arraigada en las conexiones que se pueden establecer entre áreas del conocimiento, y no la evaluación de hechos aislados desde una sola perspectiva.

2. APRENDER A HACER: Mayormente estas competencias están relacionadas con el aprendizaje activo, el pensamiento crítico, la resolución de problemas, la creatividad, la innovación, la colaboración, la comunicación, y la alfabetización en las TIC. Los estudiantes irán aprendiendo juntos trabajando de manera colaborativa en verdaderas tareas basadas en proyectos, y fortalecerán sus capacidades enseñando a sus pares en grupos. En el mundo laboral se desea que los trabajadores entablen relaciones de colaboración con una marcada estructura de red, y aún separados de sus compañeros de trabajo por una distancia considerable y lejos de la ubicación física; es decir, tendrán que sentirse cómodos con las colaboraciones a distancia, y no cabe duda de que recrear estas interacciones en el ámbito educativo resultará positivo. Ahora es más importante que nunca poder funcionar como comunicadores claros y eficaces, efectivos en el uso de las tecnologías y los medios de comunicación social que propician la colaboración con otros.

3. APRENDER A SER: Al igual que las habilidades cognitivas resultan esenciales, también lo son las cualidades personales que conforman las identidades de los alumnos, orientan sus respuestas ante los fracasos, los conflictos y las crisis y les preparan para afrontar los difíciles problemas del siglo XXI con los que se toparán. En particular, las nuevas generaciones debe ser capaces de trabajar en grupos diversos y aprender de ellos, en el marco del respeto y la tolerancia adaptándose a los tiempos. cambiantes, demostrando iniciativa, autonomía, responsabilidad personal, competencias sociales e interculturales, hábitos en el manejo del tiempo, pensamiento emprendedor y competencias metacognitivas. En resúmen, debemos encontrar formas de enseñar a nuestras juventudes a que asuman la responsabilidad de su propio desarrollo y la vean, no solo como un valor para el mundo laboral, sino como la forma de construir su propia creación de valor; que vayan más allá de su zona de confort y hagan de sí mismos un contribuidor a un mundo más igualitario y
más saludable para todos.

4. APRENDER A VIVIR JUNTOS: Existen pruebas convincentes de que los equipos que trabajan de forma cooperativa alcanzan niveles más altos de pensamiento y retienen la información durante más tiempo que aquellos que trabajan en solitario. El aprendizaje compartido brinda a los niños la oportunidad de entablar discusiones, hacer un seguimiento permanente de su aprendizaje y convertirse en pensadores críticos. En este contexto, deberán aprender a buscar y valorar la diversidad, trabajar en equipo e interconectados, demostrar ciudadanía cívica y digital, y una extensa competencia intercultural; de modo que la ética y la moral, vuelvan a ocupar el lugar que les corresponde en un medio caótico y sobrevalorado, y sobre todo, deberán aprender que el SERVICIO es fundamental en la colaboración con otros menos favorecidos y poblaciones vulnerables, solo así, podrían derrotarse los grandes muros de la inequidad social, la pobreza y la guerra.

Estos cuatro pilares, dejan un gran derrotero y una enorme tarea a las instituciones educativas, que como el Gimnasio Campestre Los Cerezos, en su filosofía institucional propone estas mismas habilidades como propósito misional en el cambio positivo de los entornos sociales y globalizados de los que nuestros egresados serán parte, esperamos, como agente positivo de cambio.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicada. Requerido llenar los campos marcados con *

Admisiones
MÁS INFORMACIÓN
Aquí puedes encontrar los pasos y el formulario de inscripción.
ADMISIONES
Categorías
Etiquetas
Contacto
Información de contacto
  • Vereda Canelón
  • Cajicá - Colombia
  • +57 (1) 866-2679 Ext. 121
  • contacto@gimnasioloscerezos.edu.co